lunes, 25 de febrero de 2008

Gusanillo


Lo cuiioso es que, sin importar la dístancia o el tiempo, los buenos amigos nunca parecen distantes, porque siempre hay algo de ellos en nosotros.